Coronavirus: moratoria del pago de hipotecas

El Gobierno, en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, recoge medidas para quienes pierdan su empleo, préstamos a empresas y moratoria del pago de hipotecas y otros impuestos y veto al corte de suministros básicos para las personas vulnerables, entre otras medidas.

Además, un Decreto Ley publicado después, el 1 de abril, extiende la duración de las medidas tomadas en esta norma hasta un mes después de finalizado el estado de alarma si no contienen una duración específica.

Para ti, como propietario de un piso con hipoteca bancaria, te interesará saber que te puedes acoger a la moratoria del pago de hipotecas para personas vulnerables que vean rebajados sus ingresos a consecuencia de la crisis que puedes solicitar a tu banco desde el 19 de marzo de 2020 y hasta 15 días después del fin de vigencia del Real Decreto Ley, acreditando que cumples las condiciones que marca el Gobierno. Esta moratoria no provocará intereses.

¿Quiénes pueden pedir una moratoria del pago de hipoteca?

Deben cumplir todas y cada una de estas condiciones:

  • Haber perdido el empleo o, en el caso de empresarios y autónomos, haber sufrido una pérdida sustancial en sus ingresos o ventas (al menos de un 40%).
  • Que el pago de la hipoteca y los suministros básicos suponga el 35% o más de los ingresos netos de la unidad familiar.
  • Que el esfuerzo para el pago de la hipoteca haya crecido, esto es, que se haya multiplicado por 1,3 ese porcentaje de los ingresos destinados a la cuota.
  • Que los ingresos de la unidad familiar en el mes anterior a la solicitud no superen:
    • Tres veces el IPREM (1.613,52 euros). Cuatro veces en caso de que la familia cuente con algún miembro con discapacidad, dependiente o incapacitado. Cinco veces si el deudor es discapacitado físico de al menos un 65%, o mental de un 33%, o en casos de enfermedad grave que no le permita trabajar.
    • Estas cantidades se incrementarán 0,1 veces el IPREM por cada mayor de 65 años y por cada hijo (0,15 veces en familias monoparentales).

¿Qué documentación debes aportar?

Lo ideal es que lo consultes con tu banco, pero en resumen:

  • Si eres trabajador por cuenta ajena necesitarás, para acreditar tu situación de desempleo, el Certificado expedido por la entidad gestora de las prestaciones, en el que figure la cuantía del subsidio recibido.
  • Si eres trabajador por cuenta propia, necesitarás el certificado de cese de actividad expedido por la AEAT.
  • En ambas situaciones y de forma adicional tendrás que presentar:
    • Libro de familia.
    • Certificado de empadronamiento de las personas que habitan el hogar, con referencia al momento de la presentación de los documentos acreditativos y a los seis meses anteriores.
    • Declaración de discapacidad en el caso que sea alegada para algún miembro.
    • Nota simple del servicio de índices del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar que acredite la titularidad de bienes.
    • Escritura de compraventa de la vivienda.
    • Declaración responsable del deudor relativa al cumplimiento de los requisitos.

 

Fuente: https://civio.es/el-boe-nuestro-de-cada-dia/2020/03/18/medidas-laborales-coronavirus/

Fuente: https://boe.es/boe/dias/2020/03/18/pdfs/BOE-A-2020-3824.pdf#BOEn

 

Coronavirus ¿Puedes beneficiarte de las medidas de apoyo al alquiler?

¿Vives de alquiler? Aquí tienes las condiciones para beneficiarte de las medidas de apoyo que anunció el Gobierno el pasado 31 de marzo.

El Decreto Ley del 31 de marzo marca una serie de ayudas para el pago del alquiler para personas vulnerables sin otra vivienda dentro del contexto de la crisis del Coronavirus. Las opciones dependerán de quién es su arrendador.

En el caso de que se trate de una empresa, un organismo público de vivienda o un gran tenedor (titular de más de diez inmuebles urbanos, excluyendo garajes y trasteros, o de una superficie construida de más de 1.500 m2), hay dos opciones: reducción de la mitad del alquiler o aplazamiento del pago del alquiler desde la siguiente mensualidad a la solicitud.

Ambas medidas se mantendrán durante el estado de alarma o el tiempo durante el que se prorrogue la situación de vulnerabilidad, con un máximo de cuatro meses. En el caso de la moratoria, lo no pagado ahora se devolverá de forma fraccionada durante un mínimo de tres años pero, y esto es importante, siempre dentro del tiempo de duración del contrato. Eso significa que quienes tengan un contrato anual, por ejemplo, tendrán que pagar esta deuda en un tiempo muy reducido.

En paralelo, se pondrá en marcha un nuevo programa de ayudas al alquiler, ya con la mirada puesta a medio plazo. Aunque el máximo establecido en el Decreto Ley para esta subvención es de 900 euros al mes y hasta el 100% del alquiler (o para pagar el préstamo solicitado durante la crisis), serán las comunidades autónomas las que lo pongan en marcha y decidan la cuantía.

¿Qué son personas vulnerables? Según el Decreto Ley publicado hoy, tienen que haber perdido el empleo, también de forma temporal, o haber sufrido una “pérdida sustancial de ingresos”, no superar determinados umbrales de renta y que el pago del alquiler y los suministros básicos superen el 35% de los ingresos familiares netos.

Condiciones para ser vulnerable a efectos del alquiler (deben cumplirse todas)

  • Que ninguna de las personas que componen la unidad familiar sea propietaria o tenga en usufructo una vivienda en España.
  • Que el responsable de pagar el alquiler se quede en paro, le hayan aplicado un ERTE, haya reducido su jornada por motivo de cuidados (en caso de ser empresario) o haya sufrido otras circunstancias similares que supongan una “pérdida sustancial de ingresos”.
  • Que los ingresos de la unidad familiar no superen, en el mes anterior a la solicitud:
    • Tres veces el IPREM (1.613,52 euros). Cuatro veces en caso de que la familia cuente con algún miembro con discapacidad, dependiente o incapacitado. Cinco veces si el deudor es discapacitado físico de al menos un 65%, o mental de un 33%, o en casos de enfermedad grave que no le permita trabajar.
    • Estas cantidades se incrementarán 0,1 veces el IPREM por cada mayor de 65 años y por cada hijo (0,15 veces en familias monoparentales).
  • Que el pago del alquiler y los suministros básicos (electricidad, gas, gasoil para calefacción, agua corriente, telecomunicaciones y pago de la comunidad) supongan el 35% o más de los ingresos netos de la unidad familiar.

Además, el Decreto Ley renueva por un máximo de seis meses los contratos de alquiler que finalicen desde el 1 de abril hasta dos meses después de que acabe el estado de alarma y con las mismas condiciones del contrato actual. Eso sí, será el arrendador el que deberá pedir esta renovación a su casero.

Se amplía la suspensión de desahucios a los alquileres

El texto aplaza hasta seis meses desde el fin del estado de alarma los desahucios de alquileres en los que no haya una vivienda alternativa. Lo decidirá un juez y, para hacerlo, la persona afectada deberá demostrar que cumple los criterios de vulnerabilidad del listado para las medidas de alquiler (no las de vivienda). Si el casero también alega estar en esa situación, se avisará a los servicios sociales para que tomen las medidas que consideren.

Este veto a los desahucios ya se aplicaba, desde hace dos semanas, a los impagos de hipoteca.

Fuente: https://civio.es/el-boe-nuestro-de-cada-dia/2020/04/01/medidas-alquiler-y-vivienda-coronavirus/

Abrir chat
Escríbenos por whatsapp
¡Hola! Soy Pilar,
¿En qué puedo ayudarte?